Gobernanza ConSentido Público 2018. Derechos de autor

 

 

Gobernanza Territorial ConSentido Público, busca promover el desarrollo de  capacidades relacionales  y articularlas con el fortalecimiento técnico en áreas especificas, que apunten a mejorar los procesos de gestión pública y las relaciones entre las autoridades locales y la comunidad.

Del 14 al 17 de agosto, se llevará a cabo la sesión “Estrategias de participación”  en el marco del diplomado “Gobernanza Territorial y Construcción de Paz”,  en los municipios de Consacá, Ancuya, Sandoná y Linares, en el departamento de Nariño. En este espacio, servidores públicos y representantes de la sociedad civil conocerán las diferentes estrategias de participación ciudadana. 

Desarrollo del espacio de formación

A través de metodologías de aprendizaje que combinan el conocimiento técnico y relacional, los participantes identificarán, a través del ejercicio “ciegos, poderosos e indiferentes”,  su rol como ciudadanos dentro de la sociedad, buscando promover la autoreflexión, para reconocer si son ciudadanos interesados, que están intentando cumplir objetivos, o si por el contrario  son una población indiferente en torno a las decisiones públicas. Al terminar el primer ejercicio, se les invitará a representar la actitud de  sus compañeros a través de figuras de plastilina, con el fin de  motivarlos a la meta-reflexión y observarse desde afuera, analizando cada actividad,  a través de la meta mirada, para identificar retos comunes y particulares.

En una segunda parte de espacio, se darán elementos conceptuales, como la historia de la participación, para qué sirve y  cómo pueden acceder a los diferentes tipos de participación: política, ciudadana, comunitaria y social, así como sus diferentes niveles. Durante este ejercicio se tomarán ejemplos de situaciones reales en cada municipio, con el fin de aterrizar el aprendizaje, y al mismo tiempo, se tomarán ejemplos significativos en Colombia sobre cómo la participación y la movilización pueden hacer la diferencia, mostrarles a los participantes que cuentan con diversas herramientas y sin depender específicamente de las autoridades locales. 

El espacio cerrará con acuerdos y compromisos, sobre acciones que puedan realizar los participantes para mejorar la participación en sus municipios. Se espera que con todo el aprendizaje obtenido durante las jornadas, algunos municipios realicen en diciembre próximo un simulacro de Rendición de Cuentas, que involucre todo el aprendizaje obtenido a lo largo del diplomado. Además, los participantes evaluarán el indice de capacidades relacionales, esto con el fin de conocer retos, desafíos y logros. Para Emilse Guerrero, miembro de la sociedad civil, representante de la Pastoral Social de Ancuya, afirma que el proceso de aprendizaje a través de  las diferentes sesiones del Diplomado, la ha fortalecido como ser humano “De alguna manera no somos las mismas personas que iniciamos el diplomado”.

Gobernanza Territorial ConSentido Público es una iniciativa cofinanciada por la Delegación de la Unión Europea, la Federación Colombiana de Municipios, y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), que se desarrolla en 5 municipios del departamento del Meta (Lejanías, Mesetas, El Castillo, El Calvario), con la participación de CORDEPAZ como socio regional y cuatro en Nariño (Consacá, Linares, Ancuya y Sandoná) con el apoyo de la Fundación Suyusama.

 

Email

 

Natalia Pérez Fonnegra, es la menor de tres hermanos. Llegó al hogar en1987, y rompió esquemas desde la infancia, en el colegio fue considerada como una niña atípica, no se guío por los estereotipos, su atención se centró en jugar fútbol y mostró poco interés por las barbies o los juegos “típicos” de las niñas de su edad. “Me gustaba mucho callejear, estar con mis amigos en la cuadra.”

Richard, su hermano mayor,  le heredó un amor azul al que le será fiel para toda la vida: es hincha de Millonarios, uno de los equipos más tradicionales del fútbol colombiano. Equipo que le regaló un momento que atesorará para siempre, en el 2012, vivió la emoción de todo un  estadio, al ver a los azules ganar su  estrella número14,  por penaltis contra el Deportivo Independiente Medellín. La alegría fue inmensa, pues desde 1988 “Millos” no ganaba la Copa del Fútbol Colombiano.

Entró a la universidad Externado de Colombia a estudiar Finanzas y Relaciones Internacionales, pero en tercer semestre descubrió que quería enfatizar su carrera en Gobierno. En el 2010, cuando faltaban seis meses para terminar sus estudios, tuvo la oportunidad de viajar a Buenos Aires en una suerte de intercambio estudiantil en la UBA, Universidad de Buenos Aires.  El cambio de una universidad privada a una pública fue abismal, en esta época conoció el poder de la acción y participación estudiantil, además de  grandes amigos de la Facultad de Ciencias Sociales que todavía atesora.

Las experiencias internacionales no terminaron,  gracias un convenio de su universidad con la Organización de Estados Americanos –OEA-, realizó su práctica profesional  en República Dominicana, todavía recuerda su primera propuesta de discurso al embajador de la -OEA- Aníbal Quiñonez, “esa época en Santo Domingo la voy recordar siempre como un desafío, el Embajador era exigente, siento que aprendí mucho, además me sentí querida como persona y valorada como profesional.”

A lo largo de su carrera laboral, ha estado familiarizada con dos leyes que de cierta manera encaminaron hasta ahora, su desarrollo como profesional: la Lay de Víctimas- 1448 de 2011, que conoció a fondo durante su trabajo en el  Instituto Interamericano de Derechos Humanos y la Ley 1530 de 2012, sobre el nuevo Sistema General de Regalías (SGR), que le permitió vincularse  a otros escenarios, por lo que  quiso entender la Ley  a profundidad, y decidió hacer una especialización en la Escuela Superior de Administración Pública, para fortalecer sus conocimientos, específicamente en formulación y gestión de proyectos de inversiónpública.  

De su experiencia en Gobernanza Territorial Consentido Público, como líder de Gestión de Proyectos, resalta el trabajo y acompañamiento del proyecto, orientado a fortalecer las capacidades técnicas, acompañadas de lo relacional,“el Gobierno Nacional es aún muy centralista, el ejercicio que hacemos en este momento es dejar capacidad instalada, de manera que las administraciones municipales puedan comprender y cumplir los requisitos de las principales bolsas nacionales de financiación de proyectos, especialmente del SGR.” Además, advierte que es necesario que los municipios del país piensen a nivel regional, “las problemáticas de los municipios sobrepasan sus fronteras, es necesario que tengan iniciativas en conjunto, espero que uno de los legados de nuestro proyecto sea demostrarle a los municipios la importancia, capacidad y poder que tiene formular proyectos de manera colectiva.”

En un futuro espera fortalecer su inglés y recorrer algunos países de Europa Oriental y Asia, ese lejano territorio que desde siempre ha querido conocer. También espera el momento en que su “Millos” del alma conforme su liga femenina, para apoyar a las jugadoras con todas las ganas. Hoy agradece a Roselia, su mamá por apoyarla en todas sus decisiones y a sus hermanos Richard y Eliana por sus  sobrinos: María Paula, Valentina y Samuel, para los que espera un país más equitativo y lleno de oportunidades. 

 

 

 

 

 

Email

 

Por Erika Andrea Pareja López 

Gobernanza Territorial ConSentido Público plantea una nueva metodología para abordar la gestión pública, la cual busca que prevalezca el ser humano, antes que el quehacer o la obligación impuesta por la norma. El proyecto, busca darle sentido a la construcción de lo público, releva la participación ciudadana como medio de reconocimiento de la voz de todos los actores del territorio y le apuesta a cambiar la forma de toma de decisiones a una en la que interactúe el sector público, el privado y la comunidad, un sistema de interacción que responda al concepto de gobernanza.

El proyecto busca relevar los saberes de cada uno de los actores que construyen el territorio, valorar la historia de quien le ha apostado por el desarrollo local y exaltar los aportes que cada persona puede hacer. Además, busca romper las tradicionales barreras del diseño de políticas públicas que reposan en un estilo de decisión vertical y apoya los procesos de promoción de la participación para que la toma de decisiones se haga desde la horizontalidad. Es un llamado a transitar a otras formas de relacionamiento entre los actores de un territorio y también a cambiar la concepción de lo que es público.

EL objetivo es evidenciar que la línea que divide lo público de lo privado es muy tenue, que estamos insertos en dinámicas sociales que nos exigen llegar a acuerdos, y estos acuerdos solo son posibles a través del diálogo. Lo público es la infraestructura, los recursos naturales, el erario, pero también son las oportunidades que tienen los individuos dentro de un grupo social, y esto releva el fundamento teórico de promoción del desarrollo humano sobre el que se edifica el proyecto.

Cuando me invitaron a participar del proyecto, las barreras del prejuicio y el escepticismo se encendieron al escuchar que el propósito era tener un acercamiento a la gestión pública desde las capacidades relacionales ¿Qué es eso? ¿Cómo vamos a llegar a los servidores públicos con una aproximación tan “blanda”?  Caí en el preconcepto de asociar el desarrollo de las capacidades relaciones con momentos de lúdica dentro de un espacio de formación. No podía estar más equivocada. Tras año y medio de estar involucrada, la experiencia y la respuesta de servidores públicos y comunidades me han mostrado la importancia que tiene privilegiar al ser humano en la construcción de lo público.

Este proyecto nos retó como equipo a desaprender. A romper nuestras barreras técnicas para abordar el aprendizaje, nos ha enseñado sobre la humildad del conocimiento: entre más sabes, más grande es el mapa de lo desconocido. No ha sido un camino fácil, ni inmediato.  El orgullo técnico ha cedido para ganar en experiencia y para adquirir una mirada alternativa; la humildad ha sido una exigencia para reconocer que la apropiación del conocimiento solo se logra cuando las personas pueden aproximarlo a sus vivencias personales. 

El abordaje desde lo relacional ha permitido crear futuros emergentes para los participantes. Cada participante del proyecto es capaz de expresar lo que significa lo público y cómo puede incidir en la toma de decisiones para para transformar vidas. Esto ha sido posible gracias a los ejercicios reflexivos que los hacen pensar la gestión pública en clave de su evolución como seres humanos, que aterrizan la visión del territorio a lo que han soñado como individuos.

De lo más valioso que nos ha dejado esta aventura, es a pensar en cuáles son los valores personales que se deben promover para garantizar la evolución de los grupos sociales, en los cambios sustanciales que se deben dar en la organización social para promover una toma de decisiones más incluyente, en los retos que tiene la participación ciudadana para ser vinculante, en suma, en los desafíos que tiene hablar de gobernanza en los territorios colombianos.

 

Email

 

 

John Stivenson Rivas, tiene 21 años y desde los 16 está hablando de metodologías para la paz.

 

Vive en la Inspección de Pueblo Sánchez en el municipio El dorado, en el departamento del Meta. Nació en Bogotá y casi de inmediato se fue a vivir con sus abuelos maternos, doña Ana y don Gilberto, al municipio de Rocesvalles, al sur occidente del departamento del Tolima. Hasta que en el 2002, una toma guerrillera por cuenta de las FARC, los hizo huir del hostigamiento e instalarse en Boyacá, después buscaron nuevos rumbos en los Llanos Orientales.  A su corta edad, puede atribuirse varias acciones, en donde su liderazgo lo ha hecho merecedor del reconocimiento de varias iniciativas, cómo la Red Nacional de Jóvenes por la paz, liderada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo -PNUD- 

Su voz se empezó a escuchar cuando cursaba noveno de bachillerato y encabezó un paro de nueve días, donde los alumnos exigían que su institución educativa garantizara un mayor número de profesores, pues los pocos que habían no daban a basto, y estaban recibiendo una educación a medias. Con la participación de 250 estudiantes, que acamparon a la entrada del colegio, y una campaña en los medios de comunicación, probó su primera victoria de movilización estudiantil, la Secretaría de Educación les asignó los tres profesores que hacían falta.

Desde la de la expedición de la ley 1622 de 2013, de Ciudadanía Juvenil, que brinda a la juventud colombiana, una serie de herramientas para impulsar el debate en torno a la formulación de políticas, planes y programas, que impacten a todos aquellos que están entre los 14 y 28 años, John hace parte de la plataforma de jóvenes en el departamento del Meta. Durante tres meses, participó en un Voluntariado de Paz, de formación a formadores, liderado por el PNUD, después de la capacitación, John hizo parte de un grupo de 30 jóvenes que recorrieron 11 municipios del departamento del Meta, en el marco del movimiento “Nuestra Meta es la Paz”, que tuvo como objetivo, socializar entre los jóvenes del territorio, metodología para la paz, de esta experiencia reconoce que es un reto convocar a la juventud “trabajar con jóvenes es lo mas difícil, a muchos les da pereza participar.” su correría por lo municipios, le dejó un inmenso conocimiento, grandes amigos y el reconocimiento de ser seleccionado como una de los casos de éxito, donde 30 jóvenes contaron su experiencia en los territorios en febrero de 2017, en las instalaciones del PNUD en Bogotá, además, participó en la consulta por la resolución 2250 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Con la visión de liderazgo, y las ganas de trabajar por su comunidad, a los 18 años decidió lanzarse al Concejo Municipal de El Dorado, con el lema “La juventud del dorado pensando en la gente”, recorrió su municipio durante cuatro meses, hizo parte de los 40 candidatos que querían ocupar un lugar entre los siete que ofrece el Concejo, aunque no ganó, asegura que este primer ejercicio de aproximación a la política, fue una experiencia enriquecedora y no descarta volver a lanzarse en un futuro, “Entendí que puedo trabajar desde cierta posición, para aportar a las necesidades de mi comunidad”.

John es tal vez uno de los participantes más jóvenes de Gobernanza Territorial ConSentido Público, una iniciativa de la Delegación de la Unión Europea, la Federación Colombiana de Municipios, y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), que desde el año 2017, busca promover un nuevo relacionamiento entre los diferentes actores del territorio, que permita construir acuerdos en los procesos de gestión pública para la sostenibilidad y la construcción de paz. El proyecto se ubica en 5 municipios del departamento del Meta (El Dorado, Lejanías, Mesetas, El Castillo, El Calvario), con la participación de CORDEPAZ como socio regional y cuatro en Nariño (Consacá, Linares, Ancuya y Sandoná) con el apoyo de la Fundación Suyusama. Afirma que hacer parte de la revisión y ajuste del Esquema de Ordenamiento Territorial  como representante de la sociedad civil, es un gran paso importante para construir el territorio, “me siento como en la universidad, ¿quiénes mejor que nosotros, que conocemos las necesidades de nuestro municipio para trabajar en su ordenamiento?. el proyecto hubiese podido contratar expertos en el tema, llegar y decirnos, así van a vivir en los próximos años, pero prefirió involucrarnos a todos. De la mano de CORDEPAZ hemos avanzado, le doy gracias a Andrea Lemus por vincularme en este espacio.”

Este líder juvenil, terminó el colegio y el siguiente paso es la Escuela de Derecho, a la que espera ingresar en el 2019, mientras tanto trabaja en su otra pasión: la cocina. Para su familia muchas cosas importantes giran al rededor de la buena mesa, la lechona que preparan es su casa es famosa en la región, la venden cada 15 días, entones se le vienen ideas a la cabeza sobre crear una microempresa, independiente del destino que escoja John, es evidente que llegó al territorio para trabajar por él, promover la paz y la participación entre los jóvenes de la región.

 

Email

 

 

 

Por: Daniel Fernando Jaramillo del Río

 

Para transitar de la violencia a la paz es necesario realizar profundos cambios sociales que van desde cuestiones macro-políticas como el cese de las actividades bélicas entre distintos grupos armados, hasta cuestiones micro-políticas como la transformación de las relaciones sociales en escenarios cotidianos, pasando por la generación de nuevas maneras de gobernar y de tomar decisiones colectivas y por el establecimiento de modelos de desarrollo que respondan a los intereses y necesidades de distintos grupos humanos, entre algunas relevantes. En esencia, construir paz en un país como Colombia implica combatir las múltiples expresiones de violencia que interiorizamos a partir de décadas de conflicto armado, considerando tanto manifestaciones explícitas de la violencia como la guerra y el despojo como manifestaciones más soterradas como la desigualdad social, la exclusión, la pobreza y las distintas formas de  invalidación de la diferencia humana materializadas en discursos y prácticas sociales de opresión.

Este enorme cambio cultural implica el involucramiento de la mayor cantidad posible de actores, desde el entendido de que la paz la construye cada colombiano y de que en este complejo proceso todo esfuerzo suma. Sin embargo, para que esto ocurra de forma sinérgica se requiere desarrollar sistemas de coordinación social que contribuyan a multiplicar esfuerzos que se vean traducidos en una reconstrucción efectiva del tejido social. Para ello, es necesario contar con una agenda social pactada a varias décadas a partir de la cual se terminen de resolver los asuntos que originaron el conflicto, se reconstruya lo que la violencia dañó y se reconcilie una sociedad que ha estado dividida por años. Este pacto implica como elemento fundamental la construcción de un propósito común libre de violencia, así como de una visión de futuro en la que distintos actores nos podamos imaginar en una red de relaciones que nos permita caminar en una misma dirección, o cuando menos en distintas direcciones de manera coordinada.

Toda esta transformación implica el reto de aprender nuevas maneras de relacionarnos a partir de las cuales podamos construir modelos de liderazgo político/comunitario sensibles a diversas necesidades humanas y promover procesos efectivos de diálogo entre actores del sector público, del sector productivo y de la sociedad civil en general. Estos modos de relacionamiento son característicos de la gobernanza, la cual responde a la toma de decisiones colectivas a partir de la participación efectiva y de la generación de consensos. Entendiéndola de esta forma, la gobernanza puede aportar numerosas claves para la construcción de paz en un país como Colombia, en el que la historia de la violencia se puede entender en gran medida en función de la concentración del poder en el nivel central.   

Considerando la transformación de relaciones como un imperativo para la construcción de paz y para el fortalecimiento de la gobernanza, resulta esencial que como sociedad desarrollemos alternativas que hagan viable este proceso. Por esto el proyecto Gobernanza Territorial ConSentido Públicose ha propuesto el desarrollo de metodologías específicas para el fortalecimiento de las capacidades relacionales, haciendo énfasis en su utilización en escenarios de gestión pública y en la cristalización de conocimientos que permitan ser aplicados en distintos escenarios sociopolíticos del país. Para ello, el proyecto entiende que las capacidades relacionales son aquellos recursos interpersonales que facilitan la colaboración, el diálogo social y el bienestar colectivo, tales como la capacidad de: sentir con otros, construir visiones compartidas, comunicar ideas y sentimientos de manera efectiva y no violenta,  desplegar la inteligencia colectiva y manifestar comportamientos de ayuda y cuidado mutuo, entre otros.

Para lograr esto, el proyecto parte de la idea de que las capacidades relacionales son innatas a los seres humanos en tanto seres gregarios con capacidad de cooperar con otros. En este sentido no se aprehenden o se enseñan sino que se activan y se fortalecen. Por ello las metodologías utilizadas parten de un abordaje centrado en la gestión del conocimiento, a partir del cual se promueven experiencias y procesos de reflexión para fortalecer los recursos de las personas e interpelar aquellas prácticas y comportamientos que son usuales en ellas pero que no resultan útiles a sus objetivos vitales.

El abordaje realizado rescata la experiencia previa de las personas y parte de los contextos sociales en los que estas se desempeñan y de los problemas que enfrentan en la cotidianidad, para que desde allí sean ellas mismas quienes encuentren las soluciones que más se ajustan a las condiciones que viven. En consecuencia, se entiende que las capacidades relacionales no se fortalecen a partir de “clases” organizadas desde esquemas tradicionales conformados por profesores y alumnos, sino a partir de espacios experienciales conformados por participantes y facilitadores de procesos de cambio. En coherencia con esto, el modelo de facilitación privilegia lo práctico frente a lo teórico y promueve la construcción de relaciones horizontales como medio para modelar vínculos sociales proclives a la construcción de paz y a la gobernanza. 

 En síntesis, la metodología utilizada propone experiencias concretas que se analizan a la luz de vivencias previas de los participantes y de conceptos e ideas introducidas por los facilitadores. A partir de este proceso se promueve que con fundamento en las reflexiones realizadas se introduzcan nuevas prácticas y formas de relación en la cotidianidad de los participantes.

Reconociendo la gran complejidad de los cambios requeridos para solidificar la paz y la gobernanza en Colombia, el proyecto se propone ser una semilla cuya cosecha pueda ser aprovechada en múltiples regiones del país, sirviendo de laboratorio para desarrollar estrategias e iniciativas que a futuro se conviertan en nuevas alternativas para despertar lo mejor de la sociedad colombiana. Esa es una de las apuestas e invitaciones de Gobernanza Territorial ConSentido Público.    

 

 

Email